miércoles, 9 de diciembre de 2015

Phill Gonzalez

Nací en Madrid, en el  siglo pasado, lo que no añade a mi vida más veteranía que la que pueda tener el hecho de haber pasado por  dos siglos.

Desde niña quería escribir, aunque suene manido pero qué le voy a hacer. Estudié periodismo y aprendí poco sobre medios de comunicación, mi mayor hallazgo fue entender que en la cáscara de una naranja también se esconde el epicentro dulce de un tornado.

Me doctoré con una tesis sobre literatura comparada porque entonces amaba el Siglo XIX francés, (y lo sigo adorando), y porque Mario Vargas Llosa me había enseñado quién era Madame Bovary. Así que les dediqué a todos ellos cinco años en los que además aprendí que para escribir tendría que someterme a los tres consejos del maestro Vargas Llosa: tesón, tesón, tesón.
En 2012 logré que un editor se interesara por mi trabajo y así fue como salió publicada en Plataforma mi novela Belmanso.
En 2013, publiqué Rehenes en la editorial Bubok. Siete años de escritura interrumpidos.
Tengo escrito un texto muy íntimo sobre la maternidad, que comencé a redactar en mi año de exilio voluntario a Nueva York.  
Busco editor pero no he tenido éxito de momento.
Editora busca editor.

Ahora —y mientras pongo en marcha la editorial y la librería «los editores», dos proyectos preciosos que me tienen agarrada muchas horas del día—, olfateo el aire, oteo para saber de dónde llegarán mis próximos personajes.










No hay comentarios:

Publicar un comentario