miércoles, 16 de diciembre de 2015

Karmelo C. Iribarren

Empieza a leer muy pronto y vorazmente ("sobre todo novelitas de aventuras según confiesa) y también empieza a trabajar pronto "de vendedor, de albañil, de encuestador, en fin, de todo". Y finalmente de camarero durante más de veinte años, aunque es a los trece cuando se pone por primera vez detrás de una barra "en una especie de residencia de ancianos".
Ni va a la universidad ni forma parte de ningún tipo de círculo o conventículo literario. "Eso sí, me he leído la Biblia en verso. Miles de libros". Durante mucho tiempo no se decide a reunir en un volumen sus primeros versos, aunque aparecen poemas sueltos en distintos fanzines ya a partir de los últimos setenta. Sin embargo, una noche de 1989, destruye todo lo escrito hasta ese momento, con excepción de unos cuantos poemas de 1985 y 1986, que integra más tarde en sus libros.
En 1993, el Ateneo Obrero de Gijón incluye su plaquete Bares y noches en la colección de poesía Máquina de Sueños, dedicada a difundir la obra temprana de autores poco conocidos, lo que le anima a enviar el original de su primer libro, La condición urbana, al editor y también poeta Abelardo Linares. La sevillana editorial Renacimiento, de la que éste es responsable, lo publica en 1995 y se convierte en su casa habitual en adelante.
Prosa
Diario de K, 
Poesía
La condición urbana
Serie B, 
Desde el fondo de la barra
La frontera y otros poemas
Seguro que esta historia te suena. Poesía completa (1985-2005
Ola de frío, 
Atravesando la noche
Versos que el viento arrastra
Otra ciudad, otra vida
Seguro que esta historia te suena. Poesía completa (1985-2012) 
Las luces interiores, 
La piel de la vida

Seguro que esta historia te suena. Poesía completa (1985-2015) (tercera edición corregida y ampliada




miércoles, 9 de diciembre de 2015

Phill Gonzalez

Nací en Madrid, en el  siglo pasado, lo que no añade a mi vida más veteranía que la que pueda tener el hecho de haber pasado por  dos siglos.

Desde niña quería escribir, aunque suene manido pero qué le voy a hacer. Estudié periodismo y aprendí poco sobre medios de comunicación, mi mayor hallazgo fue entender que en la cáscara de una naranja también se esconde el epicentro dulce de un tornado.

Me doctoré con una tesis sobre literatura comparada porque entonces amaba el Siglo XIX francés, (y lo sigo adorando), y porque Mario Vargas Llosa me había enseñado quién era Madame Bovary. Así que les dediqué a todos ellos cinco años en los que además aprendí que para escribir tendría que someterme a los tres consejos del maestro Vargas Llosa: tesón, tesón, tesón.
En 2012 logré que un editor se interesara por mi trabajo y así fue como salió publicada en Plataforma mi novela Belmanso.
En 2013, publiqué Rehenes en la editorial Bubok. Siete años de escritura interrumpidos.
Tengo escrito un texto muy íntimo sobre la maternidad, que comencé a redactar en mi año de exilio voluntario a Nueva York.  
Busco editor pero no he tenido éxito de momento.
Editora busca editor.

Ahora —y mientras pongo en marcha la editorial y la librería «los editores», dos proyectos preciosos que me tienen agarrada muchas horas del día—, olfateo el aire, oteo para saber de dónde llegarán mis próximos personajes.




video


video




miércoles, 2 de diciembre de 2015

Antonio Daganzo

Antonio Daganzo Castro poeta, narrador, periodista y divulgador cultural y musical. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid
Antonio es también experto en música clásica, como demostró en su libro ’Clásicos a contratiempo
Como poeta ha publicado los poemarios
Siendo en ti aire y oscuro
 Que en limpidez se encuentre
Mientras viva el doliente

Y ahora nos presenta su último poemario ’Juventud todavía’ su quinto libro de poemas en realidad, del que dice que con él “he querido explorar los territorios fronterizos entre la edad y la memoria, propiciando que las nostalgias fecundas interpreten el presente. La juventud se soñaría como símbolo del compromiso de la vida”